lunes, 27 de febrero de 2017

Empanada de chocolate y dulce de leche

¿Quieres probar un postre nuevo y que sorprenda a tus invitados e incluso a ti mismo? Aquí tienes una receta en la que la masa de nuestra empanada será de chocolate, lo que llamará la atención de su cualquiera que las mire, y su relleno será de dulce de leche, algo que la hará todavía más irresistible.

Su receta, aunque no lo creas, es muy fácil de hacer.

Cómo hacer una empanada de chocolate rellena de dulce de leche


 

Para nuestra masa de chocolate necesitamos: 

  • 3 tazas de harina 
  • ¾ taza de cacao en polvo 
  • ½ de azúcar o ¼ si no somos muy golosos 
  • Una pizca de sal 
  • 230 gramos de mantequilla troceada 
  • 2 huevos 
  • 4-6 cucharadas de agua, leche o café

Para crear el relleno y futuro montaje: 

  • 740 gramos de dulce de leche 
  • 1 huevo (batido con una cucharada de agua para usarlo como barniz) 
  • ¼ taza de azúcar para espolvorear las empanadas 

Para crear la masa seguiremos los siguientes pasos: 


1. Coloca en un bol: la harina, el azúcar, el cacao en polvo y la sal. Toca mezclarlo todo y, después, añade la mantequilla hasta que quede uniforme.


2. Añade los huevos y las 4 cucharadas de agua/leche/café hasta que quede una masa grumosa.

3. Amasa la pasta de chocolate hasta formar dos bolas, aplana estas en dos discos gruesos y enfríalos durante 30 minutos al menos.

4. Después de este tiempo, extiende la masa en una superficie lisa y corta tantos círculos como puedas (pudiendo hacer otras formas).

5. Llega el momento de poner el relleno: tan fácil como colocar una cucharada de dulce de leche en el centro de nuestras futuras empanadas y dobla estos círculos en forma de media luna.

6. Ayúdate de un tenedor o de tus dedos para sellar bien los bordes de tus empanadas, intenta que queden bien selladas para que el relleno no se salga al hornearlas.

7. Cepilla las empanadas por la parte superior con la mezcla de huevo y agua que preparamos al principio antes de introducirlas en el horno para que sea más fácil que alcancen ese brillo dorado.

Antes de meterlas en el horno, déjalas enfriar durante 30 minutos para que el cierre sea más preciso.

 8. Las empanadas tienen que ser horneadas a 190ºC por 15-20 minutos, aunque el tiempo no es exacto, ya que varía en función del tamaño de las empanadas y del brillo que queramos conseguir.

9. Este tipo de empanadas se pueden comer frías, aunque tibias también ganan bastantes cualidades ya que el dulce de leche hace un gran contraste con la masa de chocolate dejándonos un gran sabor en la boca, siendo un postre perfecto para terminar un almuerzo o una cena de una manera espectacular o para ser el protagonista perfecto en una merienda rodeadas de tés, cafés con leche o refrescos de cualquier tipo.

No olvides espolvorear tus empanadas con azúcar o cacao en polvo, para darle el último toque dulce a esta maravilla que te dejará con ganas de más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.